Nadar con tu bebé

Una de las principales preocupaciones de las madres y los padres de los recién nacidos es cuando el bebé tiene que aprender a nadar, y más aún si se tiene interés en nadar con tu bebe. Los principales temores son las posibles enfermedades respiratorias e infecciones que pueden coger debido al agua, así como la posible perforación de la membrana del oído debido a las inmersiones.

¿Es bueno para el bebé?

La realidad es que si el ambiente está controlado con una buena temperatura sin bacterias en la atmósfera y con unos niveles de cloro y de productos adecuados, los podiatras recomiendan someter a los bebés en un ambiente acuático. La natación y todo lo que se puede realizar en éste ambiente resulta muy interesante para el desarrollo físico y psicológico del bebe.

Es totalmente falso el mito de que un recién nacido no puede estar dentro del agua hasta los tres años. A través del agua los niños pueden crear nuevas redes neuronales así como mejorar considerablemente su desarrollo físico, muscular y de crecimiento. Neurológicamente está demostrado que los niños que han realizado prácticas en el agua siendo aún bebés sostienen la cabeza antes así como llegan a gatear más pronto que los que no.

Desde el punto de vista fisiológico esta práctica ofrece la posibilidad de que el bebé, despliegue toda la fisiología tanto del sistema respiratorio como circulatorio. También favorece mucho que sus pulmones aumenten su capacidad metiendo más aire y consiguiendo así una mayor captación de oxígeno.

 Beneficios de nadar con tu bebe

  • Un enriquecimiento de la noción del cuerpo y sus posibilidades de movimiento para relacionarse consigo mismo con el medio y con los demás.
  • Se promueve  la importancia de reconocer el proceso de desarrollo intelectual, psicomotriz, social y afectivo de los padres para relacionarse favorablemente con su bebé.
  • Se fortalece la salud del bebé así como sus sistemas nervioso, inmunológico y locomotor además de sus aparatos digestivos y respiratorio.

La gran mayoría de las madres que realizan ésta práctica, reconocen el rato que se pasa  en la piscina como un tiempo de calidad muy importante, tanto para ellos como para sus hijo. Muchas madres y padres ven en ese rato como uno de los mejores momentos para relacionarse con su hijo.

Si tienes un bebé y estás interesado en saber si en la piscina de tu zona realizan alguna práctica de éste tipo, solo tienes que llamar e infórmate utilizando nuestra guía de piscinas municipales en Madrid.


Nadar en Crol

El estilo crol o libre es el más rápido de los cuatro estilos de natación siendo el estilo que se utiliza en las pruebas de nado olímpico.

Según el reglamento las distancias que se nadan a estilo libre son 50, 100, 200, 400, 800 y 1500 metros, además de ser el estilo que se suele utilizar en las competiciones de larga distancia.

En las pruebas de estilos individual el estilo crol es el que se nada en último lugar después de la braza y en los relevos 4×100 estilos es igualmente el estilo que se nada en la última posta.

Posicion para nadar en crol

La posición que adopta el cuerpo en crol es una posición ventral, con las piernas extendidas y la cabeza ligeramente inclinada hacia adelante coincidiendo la superficie del agua aproximadamente con el inicio del cabello. Durante el nado de crol el cuerpo va a ejecutar unas oscilaciones a nivel del eje longitudinal, producto de la acción de los brazos. Este giro del cuerpo va a facilitar la efectividad de la brazada y la fluidez de nado.

La acción de las piernas en el estilo crol es una acción alternativa en donde se pueden diferenciar dos fases: una fase ascendente al final de la cual la pierna alcanza su punto más alto y cercano a la superficie, y una fase descendente en donde la pierna alcanza su punto más profundo siendo esta acción la propiamente propulsiva.

Movimientos en crol

La coordinación de estos movimientos de piernas alternativa y contraria, es decir, que cuando una pierna están su punto más alto la otra pierna estará en su punto más bajo. El movimiento de las piernas se lleva acabo desde la cadera, produciéndose en esta una flexión en la fase ascendente y una extensión en la fase descendente. La rodilla igualmente efectúa una flexión en el movimiento hacia arriba y una extensión en el movimiento de la pierna hacia abajo siendo esta acción de más propulsión.

Los pies deberán de llevarse de forma relajada a nivel de la circulación del tobillo y no rígidos, ya que de esta forma toda la superficie del empeine ejecutará el efecto a modo de aleta. Existirá una rotación hacía dentro de los pies con lo que se aumentará la superficie de propulsión.

El movimiento de las piernas en croll no es un movimiento puramente en el plano vertical, sino que debido a la rotación del cuerpo a través del eje longitudinal, las piernas igualmente tienen un ligero componente lateral. Los brazos se mueven de forma alternativa existiendo una fase aérea o de recobro y una fase acuática o de tracción , siendo esta fase acuática de propiamente propulsión, mientras que la base aérea  es puramente de recobro de los brazos.

La fase de tracción o acuática comienza con la entrada del brazo en el agua, siendo la mano la primera que entra en el agua con las palmas orientadas hacia fuera y abajo, momento en el cual el codo estará más alto que la mano.


Piscinas con Gimnasio en Madrid

¿Ir a la piscina o al gimnasio? Esto ya no va a ser ningún dilema, porque en Madrid ahora puedes disfrutar de ambos servicios en un mismo centro y beneficiarte de ello.

La mayoría de personas que practican deporte regularmente realizan un tipo de ejercicio u otro, es decir, o nadar o ir al gimnasio. Sin embargo, se trata de dos entrenamientos distintos que se pueden combinar para complementar sus beneficios y conseguir así unos resultados óptimos

Pisicnas Municipales con Gimnasio en Madrid

La natación es un deporte cardiovascular que contribuye a la tonificación y al mantenimiento de los músculos de todo el cuerpo. Pero si realmente queremos mejorar nuestras marcas personales hay que conseguir básicamente dos cosas: primero, que nuestro cuerpo pueda dar un impulso mayor a la hora de realizar las brazadas, y segundo, que nuestras articulaciones sean más fuertes para resistir y adaptarse a los movimientos continuos y prolongados. Con estos dos pilares nuestro aguante aumentará considerablemente.

Para conseguirlo, la mejor manera es dotar de más potencia a nuestras fibras musculares, sobre todo las de los brazos. Para que los músculos crezcan y se fortalezcan, una solución es entrenar con pesos libres o mediante máquinas. Para un buen nadador la mejor rutina debe estar enfocada a fortalecer los músculos más débiles mediante poco peso y muchas repeticiones, para conseguir así más fuerza sin desarrollar una musculatura excesiva. También es muy beneficioso trabajar la fuerza central del abdomen para el balance global del cuerpo.
Si tu rutina es de 2 o 3 días a la semana, una buena opción es hacer ambas actividades al mismo día. Es decir, empezar primero en tierra (con sentadillas, flexiones, pesas, máquinas cardiovasculares…) y después nadar. En cambio, si tienes la posibilidad de entrenar más días a la semana puedes intercalar las actividades.

En cualquier caso, ir de la piscina al gimnasio puede llegar a ser un verdadero engorro si se ubican lejos, y más aún si dispones de poco tiempo. Por eso, los centros deportivos de Madrid que incluyen tanto piscina como gimnasio son la opción más práctica para complementar tus prácticas deportivas y optimizar tu rendimiento.

En los centros deportivos municipales de Madrid, como en las Escuelas de San Antón, los centros deportivos Daoiz y Velarde, Fuente del Berro, Concepción, el gimnasio Moscardó, etc., podrás confeccionar tu rutina alternando natación y gimnasio para conseguir los objetivos que te propongas. Además, si quieres solicitar ayuda sobre cómo confeccionarla, puedes consultar con el personal especializado.


Piscinas Naturales de Madrid

Cuando llega el calor todos estamos deseando meternos el agua y refrescarnos de una manera sana y divertida. A falta del mar, en Madrid muchos recurren habitualmente a las piscinas cubiertas tradicionales, pero cada vez más está aumentando el número de personas que recurren a las piscinas naturales de Madrid.

Entre las piscinas naturales de Madrid, hemos de distinguir dos tipos: las naturales y las naturalizadas. Llamamos piscinas naturales a las charcas o las pozas que se han formado de una manera natural en los alrededores de los ríos o los lagos. Las piscinas naturalizadas, en cambio, no las ha formado la naturaleza, sino el hombre, de modo que son artificiales, pero tienen la peculiaridad de que el agua se filtra y purifica como en un lago o en un río, mediante filtros naturales de grava, arena, piedras volcánicas… y se oxigena mediante plantas. Bajo el rigor científico, todo lo que se denomine “piscina” es artificial, de modo que el término piscinas naturalessería totalmente sinónimo de piscinas naturalizadas. Sin embargo, estas dos denominaciones están bien extendidas por los usuarios.

La cuestión es que tanto en las piscinas naturales como en las naturalizadas no se utiliza ningún sistema de depuración químico (como el cloro), sino que las bacterias, los virus, las algas y el resto de contaminantes se eliminan de una forma natural. Esto aporta una serie de ventajas para los usuarios y para el mantenimiento general, por ejemplo:

  • Como el agua no contiene sustancias químicas, su calidad es muy elevada. A diferencia de las piscinas tratadas con cloro, en las piscinas naturales no se irritan los ojos ni se estropea el pelo. Tu cuerpo lo agradecerá.
  • Pueden vivir peces y otros animales acuáticos. Estos no sirve sólo como un elemento decorativo más, sino que son muy útiles porque se alimentan de los insectos que tanto nos molestan. ¡Olvídate de los mosquitos en las piscinas naturales!
  • Se integran perfectamente en los paisajes de Madrid. Estar rodeado de un entorno verde, lleno de vegetación, siempre ayuda a relajarnos más; contribuye positivamente en nuestro estado de ánimo y en nuestro estado físico, tanto si vamos a practicar deporte como si simplemente vamos a tumbarnos un rato.
  • Las piscinas naturales no necesitan vaciarse. Así, se ahorra en agua y también en mantenimiento y en productos químicos.

Lo cierto es que las piscinas naturales también tienen alguna desventaja, y es que para llegar al equilibrio ecológico perfecto se tiene que calcular muy bien cuántas personas las van a usar y qué uso se les va a dar. Por eso, hay un tercer tipo de piscinas naturales en Madrid: las que se hallan en un paraje totalmente natural pero están tratadas con cloro, para poderlas adaptar a la actividad de los usuarios.

Hay un buen número de piscinas naturales en Madrid. Las más destacadas son las de Pedriza (en Manzanares del Real), sobre todo las que quedan en la parte más elevada del río, que son más profundas y menos visitadas; el pantano de San Juan, con un agua calificada de excelente según los criterios de la UE; las Presillas (Rascafría), con tres zonas de baño diferenciadas y, igual que la Isla (también en Rascafría), con un paisaje espectacular; las Dehesas (Cercedilla), tratadas con cloro y un punto de partida ideal para los senderistas; el Riosequillo (Buitrago de Lozoya), también de agua clorada y muy bien equipadas de servicios (restaurantes, áreas deportivas…).

Madrid tiene una oferta muy amplia de piscinas naturales, que va desde el público infantil (piscinas adaptadas con áreas recreativas, césped, áreas de picnic…) como para los amantes de la montaña (complementadas con rutas de senderismo o con complejos caminos hasta llegar a la tranquilidad que ofrecen).

Que la capital no tenga playa no significa que uno sólo pueda disfrutar del agua en piscinas artificiales. ¿Sabías que en Madrid también hay espacios naturales donde darse un buen chapuzón? A continuación te presentamos algunos de ellos.

Las mejores Piscinas Naturales de Madrid


Las Presillas, en Rascafría (el Valle del Paular)
.

En el lecho del río Lozoya se encuentra un bonito paraje natural, con amplias zonas verdes y una gran piscina natural, que se divide en tres áreas de baño. Es un lugar ideal para pasar el día en familia, hacer picnic y pasear con vistas al pico Peñalara. Aunque su acceso es controlado (está abierto de 9 a 22 h), la entrada es gratuita.


La charca Verde, en Manzanares el Real
.

Se trata de una zona bastante concurrida de visitantes durante todo el año, ya sea para caminantes, montañistas o escaladores amantes de la sierra de Guadarrama como para los tantos que se regocijan en las frías aguas del río Manzanares. Hay un sitio donde la charca se ensancha y forma una poza de unos quince metros de diámetro: no es en vano que este lugar se conozca también como la playa de la sierra madrileña. Para llegar hasta ella hay que seguir a pie una ruta de unos 4.5 km, muy bien señalizada.


La Playa de Estemera y los Villares del Tajo, en Estemera
.

Alrededor de las riberas del Tajo se abre un gran espacio de ocio, rodeado de árboles y de suelo llano, de libre entrada. Cuenta con mesas y bancos para merendar, un área recreativa con juegos infantiles, rutas a pie y una amplia oferta de actividades tanto terrestres (como tirolina, tiro con arco, rutas a caballo, paintball…) como acuáticas (kayak, buceo con snorkel, hidrotrineo…). Las instalaciones también cuentan con un quiosco, alquiler de sombrillas y ducha para que no os falte de nada.


La Playa del Alberche, en la Aldea del Fresno
.

Donde confluyen los ríos Alberche, Berciana y Perales hay una gran zona de arena perfecta para bañarse con los niños, ya que es poco profunda. Suele haber bastantes bañistas, y se puede complementar con un buen picnic o servicios varios (sombrillas, quiosco…).


El embalse de San Juan, de San Martín de Valdeiglesias
.

Se trata de un pantano en el cual está permitido bañarse y practicar deportes náuticos, incluso actividades acuáticas con motor. Sus orillas, de alrededor de 14 km, son de tierra acondicionada sólo acondicionada en el tramo de Picadas a San Juan, y son parte de una zona urbanizada en San Martín y en Pelayos.

¿Qué hacer en caso de tener miedo al agua?

En las piscinas municipales de Madrid hemos ido conociendo muchísimas personas que sufren o sufrían de tener miedo al agua, tanto niños como adultos, ya sea por alguna fobia, por ver el agua como un peligro (aunque no lo es) o por la incapacidad de saber cómo afrontar la situación (ocurre bastante en personas que no saben nadar o que no se han familiarizado con esta práctica de niños). Si sois una de estas personas, o conocéis a alguien que tenga miedo al agua, sabed que se puede solucionar, y en las piscinas municipales de Madrid encontraréis el soporte y la guía que necesitáis para hacer un paso adelante y afrontarlo de una vez por todas.

Por alguna de estas razones que acabamos de indicar, en las piscianas municipales de Madrid hemos observado que muchas personas se muestran tensas, nerviosas e incluso con malestar general antes de entrar al agua. Como si dudaran de ello. Seguramente han estado evitando el agua durante mucho tiempo con alguna excusa, pero tarde o temprano acaban por darse cuenta de que nadar es un hábito muy saludable y beneficioso. ¿Pero cómo se da el primer paso? No lo hagáis solos. Confiad en el personal de las piscinas municipales de Madrid.

Muchas veces es importante acudir a un médico para hallar el origen del problema, sobre todo en caso de haber vivido algún trauma relacionado con el agua. Por otro lado, si es por la inexperiencia o el temor a lo desconocido, a menudo se recorre a los padres o amigos para acompañar al afectado en sus primeros chapoteos para que se sienta más seguro. Sin embargo, en las piscinas municipales de Madrid recomendamos que estos primeros pasos se realicen al lado de un profesional. Siempre es más fácil para el afectado seguir las indicaciones de un desconocido (que sabe bien lo que hace, por supuesto) que los consejos de una persona cercana.

Esto no implica que se tenga que echar al agua enseguida y con prisas. Ni mucho menos, porque el efecto podría ser el contrario al deseado. En las piscinas municipales de Madrid combinamos dos técnicas: una consiste en hacer ver al afectado que puede tener el control de la situación, que él es quien decide cómo se expone al agua y cómo se maneja en ella. La otra técnica es que un experto en la materia le podrá dar toda la información necesaria para reeducar su pensamiento, es decir, para eliminar falsas creencias, reeducar las ideas que le hacen sufrir y aprender a nadar de una forma segura y confortable.