Piscinas Naturales de Madrid

Cuando llega el calor todos estamos deseando meternos el agua y refrescarnos de una manera sana y divertida. A falta del mar, en Madrid muchos recurren habitualmente a las piscinas cubiertas tradicionales, pero cada vez más está aumentando el número de personas que recurren a las piscinas naturales de Madrid.

Entre las piscinas naturales de Madrid, hemos de distinguir dos tipos: las naturales y las naturalizadas. Llamamos piscinas naturales a las charcas o las pozas que se han formado de una manera natural en los alrededores de los ríos o los lagos. Las piscinas naturalizadas, en cambio, no las ha formado la naturaleza, sino el hombre, de modo que son artificiales, pero tienen la peculiaridad de que el agua se filtra y purifica como en un lago o en un río, mediante filtros naturales de grava, arena, piedras volcánicas… y se oxigena mediante plantas. Bajo el rigor científico, todo lo que se denomine “piscina” es artificial, de modo que el término piscinas naturalessería totalmente sinónimo de piscinas naturalizadas. Sin embargo, estas dos denominaciones están bien extendidas por los usuarios.

La cuestión es que tanto en las piscinas naturales como en las naturalizadas no se utiliza ningún sistema de depuración químico (como el cloro), sino que las bacterias, los virus, las algas y el resto de contaminantes se eliminan de una forma natural. Esto aporta una serie de ventajas para los usuarios y para el mantenimiento general, por ejemplo:

  • Como el agua no contiene sustancias químicas, su calidad es muy elevada. A diferencia de las piscinas tratadas con cloro, en las piscinas naturales no se irritan los ojos ni se estropea el pelo. Tu cuerpo lo agradecerá.
  • Pueden vivir peces y otros animales acuáticos. Estos no sirve sólo como un elemento decorativo más, sino que son muy útiles porque se alimentan de los insectos que tanto nos molestan. ¡Olvídate de los mosquitos en las piscinas naturales!
  • Se integran perfectamente en los paisajes de Madrid. Estar rodeado de un entorno verde, lleno de vegetación, siempre ayuda a relajarnos más; contribuye positivamente en nuestro estado de ánimo y en nuestro estado físico, tanto si vamos a practicar deporte como si simplemente vamos a tumbarnos un rato.
  • Las piscinas naturales no necesitan vaciarse. Así, se ahorra en agua y también en mantenimiento y en productos químicos.

Lo cierto es que las piscinas naturales también tienen alguna desventaja, y es que para llegar al equilibrio ecológico perfecto se tiene que calcular muy bien cuántas personas las van a usar y qué uso se les va a dar. Por eso, hay un tercer tipo de piscinas naturales en Madrid: las que se hallan en un paraje totalmente natural pero están tratadas con cloro, para poderlas adaptar a la actividad de los usuarios.

Hay un buen número de piscinas naturales en Madrid. Las más destacadas son las de Pedriza (en Manzanares del Real), sobre todo las que quedan en la parte más elevada del río, que son más profundas y menos visitadas; el pantano de San Juan, con un agua calificada de excelente según los criterios de la UE; las Presillas (Rascafría), con tres zonas de baño diferenciadas y, igual que la Isla (también en Rascafría), con un paisaje espectacular; las Dehesas (Cercedilla), tratadas con cloro y un punto de partida ideal para los senderistas; el Riosequillo (Buitrago de Lozoya), también de agua clorada y muy bien equipadas de servicios (restaurantes, áreas deportivas…).

Madrid tiene una oferta muy amplia de piscinas naturales, que va desde el público infantil (piscinas adaptadas con áreas recreativas, césped, áreas de picnic…) como para los amantes de la montaña (complementadas con rutas de senderismo o con complejos caminos hasta llegar a la tranquilidad que ofrecen).

Que la capital no tenga playa no significa que uno sólo pueda disfrutar del agua en piscinas artificiales. ¿Sabías que en Madrid también hay espacios naturales donde darse un buen chapuzón? A continuación te presentamos algunos de ellos.

Las mejores Piscinas Naturales de Madrid


Las Presillas, en Rascafría (el Valle del Paular)
.

En el lecho del río Lozoya se encuentra un bonito paraje natural, con amplias zonas verdes y una gran piscina natural, que se divide en tres áreas de baño. Es un lugar ideal para pasar el día en familia, hacer picnic y pasear con vistas al pico Peñalara. Aunque su acceso es controlado (está abierto de 9 a 22 h), la entrada es gratuita.


La charca Verde, en Manzanares el Real
.

Se trata de una zona bastante concurrida de visitantes durante todo el año, ya sea para caminantes, montañistas o escaladores amantes de la sierra de Guadarrama como para los tantos que se regocijan en las frías aguas del río Manzanares. Hay un sitio donde la charca se ensancha y forma una poza de unos quince metros de diámetro: no es en vano que este lugar se conozca también como la playa de la sierra madrileña. Para llegar hasta ella hay que seguir a pie una ruta de unos 4.5 km, muy bien señalizada.


La Playa de Estemera y los Villares del Tajo, en Estemera
.

Alrededor de las riberas del Tajo se abre un gran espacio de ocio, rodeado de árboles y de suelo llano, de libre entrada. Cuenta con mesas y bancos para merendar, un área recreativa con juegos infantiles, rutas a pie y una amplia oferta de actividades tanto terrestres (como tirolina, tiro con arco, rutas a caballo, paintball…) como acuáticas (kayak, buceo con snorkel, hidrotrineo…). Las instalaciones también cuentan con un quiosco, alquiler de sombrillas y ducha para que no os falte de nada.


La Playa del Alberche, en la Aldea del Fresno
.

Donde confluyen los ríos Alberche, Berciana y Perales hay una gran zona de arena perfecta para bañarse con los niños, ya que es poco profunda. Suele haber bastantes bañistas, y se puede complementar con un buen picnic o servicios varios (sombrillas, quiosco…).


El embalse de San Juan, de San Martín de Valdeiglesias
.

Se trata de un pantano en el cual está permitido bañarse y practicar deportes náuticos, incluso actividades acuáticas con motor. Sus orillas, de alrededor de 14 km, son de tierra acondicionada sólo acondicionada en el tramo de Picadas a San Juan, y son parte de una zona urbanizada en San Martín y en Pelayos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *